sábado, 18 de agosto de 2018

Europa en época de fiestas, ¿por qué no?

Siempre tuve la ilusión de ver algunas ciudades europeas (especialmente Londres) en época de navidad. Había visto en fotos que las decoraciones eran un espectáculo y quería verlo con mis propios ojos pero, como ustedes deben estar pensando ahora, no me motivaba el frío. Sin embargo, a fines de año en 2016 tenía algunos días de vacaciones, más los feriados y una oferta tentadora de un pasaje a muy buen precio me convencieron. Así fue como hice mi primera incursión en el frío de diciembre: en algunas ciudades el frío fue más crudo que en otros pero, les aseguro, TODO VALIÓ LA PENA. Tal es así que decidí repetir la experiencia al año siguiente y, quién te dice, lo vuelva a repetir pronto...
Londres y el sueño cumplido de verla decorada con las luces de navidad

¿Por qué no? En primer lugar, sabemos que diciembre en Argentina es un mes muy difícil en varios aspectos: fin de año, juntadas, hacer las compras, momentos laborales tensos por cierre del año. Todo esto sumado al calor agobiante que lo que menos hace es darte ganas de comer y tomar (precisamente, lo que se hace en las fiestas) como si se acabara el mundo. 

 Amsterdam: luces, arbolitos y pista de patinaje sobre hielo en Museumplein.
París: sin dudas la ciudad luz es aún más bella en diciembre. Las galerías Lafayette se distinguen por su decoración artística.


Estas son mis razones por las que creo que está bueno escaparse en diciembre, tal vez ustedes no coincidan conmigo. Ahora, permítanme sumar algo más: viajar en diciembre puede costarte un 20-30 y hasta 50% menos que en enero. La primera quincena de diciembre es todavía considerada temporada baja, por lo que vas a encontrar tanto pasajes como alojamiento a muy buenos precios. De hecho en grandes ciudades como Londres o París las decoraciones se instalan desde noviembre, por lo tanto pueden viajar antes de las fiestas si no es su deseo el pasarlas allá.
Mercados navideños, espectáculos de música y luces, pistas de patinaje sobre hielo, grandes tiendas con decoraciones que son arte puro son algunas de las cosas que me encontré y, por momentos, hasta me hicieron emocionar por su belleza. 
Aquí les dejo un video que muestra un poco lo que les cuento:



Básicamente todas las grandes ciudades europeas se esmeran en su decoración, cada una con su toque particular. El espíritu festivo se siente y, créanme, es contagioso...
 Bruselas: en la Grand Place hacen un espectáculo con luces y música increíble
 Roma: súper recomendable para visitar las iglesias y catedrales con sus pesebres y ver en Piazza Spagna todo el glamour navideño
 Edimburgo y su famoso mercado navideño en los jardines de Princes St.
Madrid es una fiesta: muchos españoles van a la capital a pasar las fiestas y la ciudad se convierte en una gran celebración abierta con las 12 uvas para recibir el Año Nuevo.

A pesar de que les recomiendo la experiencia, debo decir que no me parece hacerlo para una primera vez en Europa ya que los días en invierno allá son muy cortos (en Londres a las 4pm ya es de noche). Esto hace que nuestro viaje, en cierta forma, rinda menos. Por otro lado, lo ideal es hacer capitales para ver las decoraciones por lo tanto está  bueno si son lugares que ya conocemos para poder hacer 2 días con cada lugar y seguir. Caminar con clima adverso (ya sea mucho frío, viento y/o lluvia) es un poco difícil por eso no lo recomiendo como primera experiencia en Europa. Pero, si tenés ganas de volver y ver lo que ya conocés con un toque distinto, entonces sí el tour navideño es una buena idea para vos.

Cheers!

domingo, 29 de julio de 2018

Reseña de vuelo y anécdota de cómo saqué el pasaje: Avianca Business Class de EZE a BOG

Todos los viajeros (o la mayorìa) tenemos algún tipo de lista de cosas que queremos hacer, digamos, objetivos o, como yo los llamo, "sueños viajeros" (prometo algún día explayarme al respecto).
Dentro de mis sueños viajeros se encontraba el viajar en primera y/o business (depende del avión y aerolínea la existencia de una, otra o ambas categorías). Un sueño que no era fácil de cumplir ya que, por lo general, un pasaje en business cuesta entre 2 y 3 veces más que en económica. Además, para que valga la pena la diferencia, debería tratarse de un avión más o menos copado en un trayecto de más de 3 horas ya que, si no, la diferencia entre una categoría y la otra es apenas notoria.
Yo ya tenía decidido mi destino (Nueva York para el feriado extralargo de Pascuas) cuando apareció una oferta que no pude resistir: Vuelos a NY en business class de Avianca a precios de economy. ¿Cómo me enteré? Gracias a los genios incansables de Info viajera que publicaron la oferta.
La cuestión era si valía la pena esa business class en vuelos con escalas o no. Y ahí me puse a averiguar antes de tomar la decisión: la gracia para que valiera la pena el status business era hacer el tramo Buenos Aires - Bogotá en el Boeing 787-8 Dreamliner (en este enlace pueden saber más sobre la aeronave).
Así fue como tomé la decisión y emití mi pasaje en business a precio promocional. Ahora, paso a mostrarles cómo fue la experiencia y si valió la pena todo...
Entre las ventajas de viajar en business está la de ser "prioridad" en todo momento, por lo tanto el check-in se hace muy rápido: no hay que hacer cola. Además, el equipaje también tiene prioridad, por lo tanto a la hora de recogerlo, va a ser uno de los primeros en aparecer por la cinta: esto se dió en todos los tramos en los que tuve que retirar la valija, que llevaba la etiqueta de "priority". Una vez en el área de pre-embarque, vamos a pasar al segundo de los beneficios de business: el salón VIP. En este caso, como Avianca pertenece a STAR ALLIANCE, tenía acceso al salón de dicha alianza en Ezeiza. Mi avión salía muy temprano por la mañana por lo tanto aproveché para desayunar. El servicio está bien y el lugar es cómodo, aunque si lo comparo con el salón Centurión, me quedo con este último.



Llegado el momento de abordar el avión, nuevamente vamos a tener prioridad y estaremos en el primer grupo (grupo A según nuestro boleto). Al ingresar al avión y ver lo que era la cabina, la verdad es que me emocioné: estaba cumpliendo mi sueño. El dreamliner es un avión de última generación y tiene todos los chiches que a continuación les muestro. Cuando el día anterior hice el web check-in, pude asegurarme la ventanilla, por lo tanto mi sueño era completo. 







El asiento logra reclinarse por completo, llegando a alcanzar una posición horizontal como una cama. Además de auriculares, contamos con un control remoto para utilizar mientras reclinamos el asiento. La pantalla además es táctil así que puede usarse de cualquiera de las dos formas. Para mi sorpresa, la oferta tanto de música como de películas y series era muy amplia. Incluso dentro de las películas habían muchas que eran estreno.

 El control remoto, enchufes, luz y el control para reclinar el asiento

Los auriculares

 Dentro del entretenimiento está la posibilidad de chatear con otro pasajero


Muy interesante oferta de películas para ver  
Mientras todos los pasajeros se van subiendo y el avión se prepara para despegar, sirvieron bebidas y nos entregaron los famosos "kit de amenities":



La comida: al tratarse de un vuelo diurno que salía temprano por la mañana, la primera comida que se sirvió fue el desayuno. Nos entregaron una carta con muchas opciones interesantes: 






Luego oscurecieron las luces y nos dejaron descansar. Dentro de toda la tecnología de punta con la que cuenta este avión, también se encuentra un sistema por el que el vidrio de las ventanillas se oscurece gradualmente, realmente es un espectáculo (para los que nos gustan estos chiches, claro). 

Antes del aterrizaje, sirvieron un snack:


Luego de aproximadamente 6 horas de vuelo, llegó el momento del descenso...


Tuvimos que dar un par de vueltas alrededor de Bogotá antes de aterrizar porque había mucho tráfico aéreo: estaban reparando una de las pistas de El Dorado por eso la congestión. 






Tenía una escala de poco menos de 3 horas que, al viajar en business, me habilitaba a ir al VIP. En El Dorado hay varios salones VIP de Avianca, yo fui al que me quedaba más cerca de mi puerta de embarque (aquí más información). Luego, el segundo tramo para llegar a Nueva York fue en un avión más pequeño (Airbus A320) pero, qué decirles, así sea en un avión con menos comodidades, viajar en business hace una diferencia...

Conclusión:
¿Vale la pena hacer un vuelo con escala, más largo que un vuelo directo, para viajar en clase ejecutiva? 
Para mí, sí. Pero eso es algo personal de cada uno. Llegar más fresco, sin las piernas hinchadas o el cuerpo medio dolorido por no poder moverte en tu asiento por más de 10 horas, para mí, que soy tamaño XL, hacen a la diferencia. Y definitivamente lo volvería a hacer. El servicio de Avianca además, me pareció excelente. 



Espero que les haya gustado el reporte y, lo más importante: ¡se animen a cumplir sus sueños viajeros! 😉



Cheers!









sábado, 2 de junio de 2018

Hospedarse en NYC: mi experiencia en Downtown Manhattan (Courtyard by Marriot)

Quien haya ido a Nueva York sabe lo difícil que es el tema hospedaje. Por un lado, los precios en Manhattan son exhorbitantes en cualquier época del año, sumado al tema impuestos que la mayoría de las veces lo cobran aparte y termina siendo una sorpresa si no estabas advertido. Por eso siempre mi recomendación es hacer una reserva con cancelación gratuita en BOOKING.COM apenas tengamos la fecha de nuestro viaje. Por otro lado, Nueva York es una ciudad con una altísima demanda, por lo tanto cuanto antes veamos el tema alojamiento, más opciones disponibles vamos a tener. Esto es especialmente particular si vamos a pasar más de una semana y, todavía más aún, si somos más de dos personas.



La ubicación del Courtyard Downtown en New York


Dicho esto, otra de las variables es la ubicación: si por situación ideal hablamos dentro de Manhattan, la zona de Times Square/Midtown sería lo más céntrico a lo que podríamos aspirar. Pero, claro, es también lo más caro y difícil de conseguir. Las alternativas, por suerte, son muchas: NY es muy grande. Hay otras zonas que pueden resultar igual de atractivas o convenientes, siempre y cuando tengas subte cerca. Por suerte la red de subtes en la gran manzana es muy completa por lo tanto en casi todo Manhattan vamos a conseguir poder conectarnos con ese medio de transporte (sin dudas el mejor considerando el intenso tránsito de la ciudad).
Eataly en el World Trade Center.








El edificio One World y el Oculus, dos de las atracciones que tenemos en la zona.

El Downtown es una de estas grandes alternativas para hospedarse: hay mucha oferta hotelera, tenemos muchas atracciones cercanas (One World, 911 memorial, Chinatown, Puente de Brooklyn, NY City Hall, Wall Street, Battery Park, etc). La única desventaja es que por la noche es una zona mucho más desolada que el Midtown pero en términos de seguridad no hay de qué preocuparse: podrán imaginarse que esa zona tan sensible está súper vigilada. Por lo tanto, cuando tuve que elegir dónde hospedarme para mi break de Pascuas 2018 y al encontrar un hotel de la cadena Marriot a tan buen precio (USD170 finales la noche por una habitación doble), no lo dudé. Cuando nuestra estadía es en fin de semana, el distrito financiero es una buena alternativa ya que los precios bajan. Otra de las ventajas de la zona es que, además de estar muy bien conectada, tiene de todo cerca: restaurants, tiendas (¡Century 21!), atracciones, de todo. Esto en zonas que son más residenciales no lo tendremos. Además, esta zona queda a tan sólo un par de estaciones de subte de Brooklyn: ideal para quienes quieran hacer varios paseos por esa zona. La estación Fulton, que es un pequeño centro comercial con un Shake Shack incluido, conecta con ¡9! líneas de subte. Por lo tanto, hay buen transporte para dónde sea que queramos ir en Nueva York. 
El "Fulton Center" la estación de subtes súper moderna, con muchas conexiones y, lo mejor: ¡una hamburguesería Shacke Shack adentro!

La habitación: cama súper cómoda, escritorio y espacio amplio para poner las valijas, además de una silla y un sillón.

Ahora bien, ya estamos en la zona, hablemos del hotel en sí. Courtyard es una línea de hoteles que pertenecen a la cadena Marriot: esto me garantizaba que no me encontraría con desagradables sorpresas y, por supuesto, todo lo básico que esperamos de un hotel lo tendría. Una de las cosas que me habían terminado de decidir es que, según la descripción en Booking, la habitación era bastante amplia. Y así fue: había lugar suficiente para desplegar las valijas y moverse dentro de la habitación. Creo que para una ciudad como NY, el detalle de una habitación cómoda no es menor. La cama súper amplia, una ventana que aunque no tenía mucha vista (hay opción para habitaciones con vista panorámica más caras, por supuesto) pero servía para ver cómo estaba el clima, cafetera, heladerita, plancha, una mesa tipo escritorio, televisor con muchos canales: en fin, todo lo que podemos esperar de un hotel de cierta categoría (3 estrellas en este caso). La única decepción fue la zona de recepción que, como toda la cuadra y el frente estaban con andamios debido a construcciones, no se dejaban apreciar. El personal también fue algo decepcionante pero nada demasiado grave: siempre solucionaron lo que les pedí. Tal vez uno espera un poco más de valor agregado en el trato personal pero no fue el caso: se limitaron a lo justo y necesario. 
La verdad que tanto la comodidad de la habitación como la facilidad para moverse en la zona me dejaron muy satisfecha con la experiencia. Les recomiendo el Downtown como opción para hospedarse en Manhattan. Yo preferí un hotel un poco más lindo en esa zona a uno con la mitad de comodidades en Times Square. Es cuestión de gustos y prioridades. Pero está bueno saber cuáles son nuestras opciones 😉
Para más info del hotel pueden consultar su sitio aquí.
Otros posts relacionados:
Mis 5 favoritos de Nueva York
Alquiler de bicicletas en NY

Y si van a Nueva York no dejen de visitar este blog que tiene toda la info: NY Again

Cheers!










domingo, 11 de marzo de 2018

Mujer, empodérate y ¡viaja! (y si sos hombre, también)

-Amiga, ¿dónde estás?
- Hola, estoy en París.
- ¿Te fuiste con un contingente?
- No, me vine sola.
- ¡¿Sola?! ¡Qué loca!

Ese fue el diálogo que tuve por whatsapp con una querida amiga mía que nos conocemos desde la adolescencia. Su comentario no me sorprendió porque yo en algún momento también pensé que era una locura. Hasta que lo hice.
Durante muchos años me pasó de tener el tiempo pero no la plata para irme de vacaciones. Luego me pasó al revés: tenía el dinero pero no el tiempo para viajar. Cuando, por fin, tuve las dos cosas, resultó que me faltaba una tercera: con quién ir. Sin embargo, decidí que ese no iba a ser un impedimento. De hecho, después de haber decidido viajar sola en reiteradas ocasiones, considero que el "no tengo con quién ir" es una excusa, no un impedimento. Y las excusas son esos trucos que nuestra cabeza utiliza para no hacer lo que en realidad sí podemos hacer si verdaderamente lo deseamos. Por lo tanto, más allá de las contras que en tu mente puedan existir, lo importante es tomar la decisión de hacerlo.
Claro que hay lugares que son más amigables que otros para una mujer que viaje sola. A continuación les voy a dejar una serie de ventajas que, si nunca viajaron solos, seguramente nunca pensaron que las tendrían:
-Se puede disfrutar más: ¿Cómo es esto? Estando solo en otro lado no sos más que VOS MISMO. Y, más allá de mil frases cursis de autoayuda que pueda citar, cuando nadie te juzga y no te importa nada, podés ser vos misma. De hecho, vas a ser la mejor versión de vos misma y, creeme, lo vas a disfrutar y MUCHO.
- Al viajar uno sale de su zona de confort: te encontrás en lugares desconocidos, con costumbres distintas a las tuyas, otro idioma, otra idiosincrasia... nada mejor que estar solo para poder admirar todo eso con los ojos (y la cabeza) bien abiertos. 
- Vas a pasar momentos estresantes, momentos en los que no vas a saber qué hacer, momentos en los que te vas a preguntar ¿qué estoy haciendo yo acá? Y es ahí cuando vas a conocer la mejor versión de vos misma, vas a darte cuenta que PODÉS salir adelante. Tal vez necesites la ayuda de alguien, sí, pero vas a verte en la situación de pedirle ayuda a un desconocido... ¡qué aventura!
-No hay discusiones de qué vamos a cenar ni dónde: lisa y llanamente vas a hacer lo que se te cante, cuando se te cante. 
- Vas a conocer un montón de gente: si hay algo que amo de viajar sola es la cantidad de gente, impensada, con la que uno interactúa: todo el mundo se acerca a hablar con uno. Los hostels son el lugar ideal para esto. En cambio, si vas en grupo, es más difícil que se dé la chance de conocer gente de los más recónditos lugares del planeta.
-Con la tecnología ahora es más fácil compartir: ya sea con tus seres queridos, con tus amigos o con esa persona que te gustaría ver eso. Gracias a las redes podemos interactuar todo el tiempo, nadie está realmente solo si no quiere estarlo.
-¿Por qué para cumplir tus sueños tenés que depender de otra persona? Si tu sueño es conocer París, andá, no lo dudes. Yo recorrí París sola y no era la única. Hay miles de mujeres solas viajando por el mundo. Inclusive aquellas que tienen pareja pero por cuestión de agenda o gustos deciden viajar solas. Hay que animarse a romper ciertos paradigmas, no tenemos por qué esperar a ser viejos (de hecho, nadie tiene garantizado llegar a serlo) para poder cumplir con nuestros sueños de conocer el mundo.
- ¿Y si me aburro? Personalmente no se me ocurre cómo, con los cinco sentidos entretenidos en todo lo nuevo que hay por descubrir, podrías aburrirte. En todo caso llevá un libro, una tablet, auriculares y listo.




"La plata mejor invertida es la que se gasta en viajes", escuché alguna vez. Y no puedo más que coincidir con esa afirmación. Que el "no tener con quien viajar" no sea tu excusa para no viajar. Convertite en la protagonista de tu propia película, no te vas a arrepentir.




Por último, les dejo una nota donde aparecen los mejores lugares donde viajar solo:



Acá yo, sola, siendo feliz como una lombriz en París

Cheers!

miércoles, 14 de febrero de 2018

Cómo ir del aeropuerto Gatwick al centro de Londres

A propósito del comienzo de las operaciones de Norwegian en nuestro país, aprovecho ante varias consultas que me hicieron, para contarles cómo llegar desde el aeropuerto de Gatwick al centro de Londres. 
Gatwick es el segundo en importancia de los 5 aeropuertos que tiene Londres (después de Heathrow) y queda a más de 40km al sur de la ciudad. Es un aeropuerto muy grande y, por supuesto, muy bien conectado. Opera con muchas aerolíneas low-cost y es donde llegan la mayoría de los vuelos del sur de Europa (España, Portugal, Italia, etc).
El aeropuerto cuenta con dos terminales conectadas por un "shuttle" (tren interno) gratuito. En la zona de arribos vamos a encontrar carteles que nos indicarán donde se toma cada uno de los transportes. 


Llegando a Gatwick 😍


En tren:

  • Es la forma más rápida de llegar a Londres. Salen trenes cada 15 minutos y en media hora nos dejan en la estación Victoria. Los pasajes cuestan 19 libras pero si lo compramos online anticipadamente nos hacen un 10% de descuento.
  • Brinda servicios hacia las estaciones London Victoria, London Bridge, Clapham Junction y otras ciudades al sudeste de Inglaterra. Los precios varían a partir de 9 libras (con la tarjeta Oyster son más baratos) dependiendo del horario y el tiempo estimado, y puede tardar entre 35 minutos y una hora aproximadamente dependiendo a la estación y el servicio que uno tome.
  • Conecta Gatwick con la ciudad costera del sur, Brighton, y con el centro de Londres en las estaciones London Bridge, St. Pancras International y Farringdon, siguiendo hacia el norte hasta Bedford (de hecho el tren que nos vamos a tomar va a decir que va a Bedford, que es su destino final). Thameslink también brinda un servicio de tren directo al aeropuerto de Luton. La frecuencia depende del día y del horario, los precios rondan las 10 libras (también es más barato con la Oyster) y el trayecto es de aproximadamente una hora.

La estación Saint Pancras, donde podemos llegar con el Thameslink


Si uno desea tomarse un tren, la mejor elección me parece que dependerá del lugar donde nos hospedemos: es preferible tomarse un sólo tren que tarde un poco más pero que nos deje mejor que tener que hacer combinación con un subte. Lo que sí les recomiendo es adquirir una tarjeta Oyster en la misma estación de Gatwick si es que no tienen una ya de algún viaje anterior o prestada, esta tarjeta luego la usarán para el resto del transporte urbano. En este post les explico un poco más sobre el transporte en Londres.
Para consultar cualquiera de los trenes del Reino Unido pueden hacerlo a través de https://www.thetrainline.com/.
En el caso de que tengan pensado tomar más de un tren dentro del Reino Unido, y si son jóvenes menores a 25 años, o si viajan de a 2, o si viajan en grupo, les recomiendo por 30 libras comprar una "railcard": es una tarjeta de descuento que si hacen más de 2 viajes ya se amortiza. Pueden ver las opciones acá: https://www.railcard.co.uk/


En bus:
  • Es la empresa de autobuses que presta servicios en todo Reino Unido. Salen buses desde ambas terminales del aeropuerto hacia la estación Victoria. La frecuencia es de 30 minutos y el viaje tarda entre una y tres horas, dependiendo del servicio. Los precios son a partir de las 8 libras.
  • Es el servicio de autobus de la low-cost Easyjet. Hay servicios cada 15 minutos que van directo a Earls Court/West Brompton y London Victoria, con precios a partir de las 2 libras.

En taxi:
Un taxi puede costarnos más de 100 libras... ¡caro! Pero si somos 4 personas entonces el precio no es tan exorbitante. Pueden ver más precisamente cuánto les costaría en este link.

Para más información sobre toda la operación del aeropuerto les recomiendo visitar:

Les dejo el video que grabé del aterrizaje en Gatwick de mi vuelo proveniente de España:
(si se fijan, ¡se ve un avión de Norwegian esperando para despegar!)


Otros posts sobre Londres:
Dónde comer barato: http://lutrips.blogspot.com.ar/2017/03/londres-de-bajo-presupuesto-comida.html
Transporte y atracciones: http://lutrips.blogspot.com.ar/2017/01/londres-de-bajo-presupuesto-transporte.html
Alojamiento barato: http://lutrips.blogspot.com.ar/2017/03/londres-de-bajo-presupuesto-alojamiento.html
Para ir de compras: http://lutrips.blogspot.com.ar/2017/02/donde-ir-de-compras-en-europa.html

Otros posts sobre viajar en low cost:
Ryanair: http://lutrips.blogspot.com.ar/2018/01/como-es-viajar-en-ryanair-mi.html
Level: http://lutrips.blogspot.com.ar/2017/03/level-la-primera-low-cost-europa.html

Cheers!

martes, 13 de febrero de 2018

Reseña de hotel en Escocia: Ibis Edinburgh Centre South Bridge

En mi opinión, la cadena Ibis cumple con la regla de las 3 B: bueno, bonito y barato. Claro que esto depende de las exigencias que tenga cada uno, pero yo diría que, como cadena de hoteles, cumple con lo básico y, en algunas ocasiones, hasta nos brinda valor agregado. Este seguramente es el caso del Ibis South Bridge en la parte antigua de Edimburgo. Es mi sensación que los hoteles, en especial aquellos que forman parte de una cadena, están tratando de darle algún valor agregado a sus servicios ante la competencia de AirBnb. 
Para nuestra satisfacción, este hotel nos sorprendió con muchos gratos detalles que a continuación paso a mostrarles.
Ubicación: Edimburgo se divide en una parte antigua y en una parte nueva. La parte antigua, donde está situado este hotel Ibis, es una zona elevada de la ciudad. Hay que tener en cuenta esto ya que hay calles muy empinadas. Por suerte, la calle "South Bridge" tiene una elevación bastante gradual, por lo tanto, no es difícil acceder al lugar. Además, es una calle con mucho tránsito, pasan buses y está lleno de locales comerciales: incluso hay un mercado Sainsbury's abajo. En conclusión, la ciudad es pequeña y el hotel está tan bien ubicado que no precisamos usar transporte: nos manejamos caminando a todos lados.
Recepción: Aunque había bastante gente en la llegada, estaba todo súper bien organizado y nos atendieron muy rápido e hicimos el check-in enseguida. Incluso nos acompañaron hasta nuestra habitación. Ahí, tal vez, sea la única mala del hotel: había que tomarse dos ascensores porque nuestra habitación estaba en otro edificio anexado. Es decir, hacíamos un piso en ascensor, atravesábamos el comedor, luego subíamos un piso más en otro ascensor y recién ahí llegábamos a nuestra habitación. Nada grave pero sí tal vez un poco incómodo. Detalle: en la recepción, además de mapas y algunas guías de la ciudad, había chocolate caliente, agua saborizada, ponchos para la lluvia e incluso una balanza para pesar las maletas.





Habitaciones: Tal lo descripto en booking.com y en las fotos, sin sorpresas. Las habitaciones de los Ibis suelen ser entre pequeñas y justas pero cómodas y con esos baños "encapsulados" que se ven un tanto extraños pero resultan limpios y sin inconvenientes. Además, la habitación cuenta con una pava eléctrica y hay para hacerse té y café. Nuestra habitación tenía, además, una vista muy bonita de la ciudad (bueno, cualquier vista de Edimburgo es bonita...) Detalle: como política ecológica de la cadena, uno tiene la opción de pedir que no le limpien la habitación y, a cambio, te dejan un voucher por 5 libras para gastar en el bar del hotel. Ese voucher, por ejemplo, fue mi cena uno de los días que estuvimos... no estuvo nada mal el cambio!





La vista desde la ventana de la habitación

 El voucher por 5 libras para gastar en el bar del hotel

El voucher se convirtió en mi cena 

Desayuno: muy completo, incluso con cosas típicas inglesas y escocesas. Panes, frutas, huevos, fiambres, quesos, cereales, café, té, jugo, yogur. Creo que no le faltaba nada y siempre estaban reponiendo la comida, a pesar de que había bastante gente, siempre había cosas para servirse.

El comedor donde se sirve el desayuno

Atención: Muy buena. Hice bastantes pedidos: que me llamaran para despertarme, pedimos un taxi para ir al aeropuerto y que vinieran a ver el televisor porque no funcionaba. Siempre fueron muy amables y cumplieron con lo solicitado en tiempo y forma. 
En conclusión, este hotel de la cadena Accor es una muy buena opción en Edimburgo. Sin dudas la relación calidad y precio es de lo mejor.
Acá les dejo el enlace a la página del hotel

Cheers!