miércoles, 8 de febrero de 2017

Mi ciudad favorita

Voy a sorprenderlos con la revelación de cuál es mi ciudad favorita (de las que conozco, obvio, porque me falta todavía mucho mundo por recorrer). La ciudad que, para mí, es la más linda es la ciudad en la que vivo: BUENOS AIRES. ¿¿Y LONDRES?? ¿NOS MENTISTE TODO ESTE TIEMPO? Estoy imaginando sus caras de sorpresa(?) y me sonrío. Sí, Londres es hermosa, pero para ir de vacaciones y para vivir en el caso de que seas multimillonario, que no es mi caso (por ahora por lo menos). Déjenme aclararles que yo no soy de los que dicen que Argentina es el mejor país del mundo: calificar como mejor o peor es muy subjetivo, prefiero quedarme con el "es el lugar que más me gusta y que yo elijo". Muchas veces uno da por sentado lo que tiene y no es hasta que sale y conoce otras cosas que llega a apreciarlo mucho más. Esto es lo que me pasó a mí con mi Buenos Aires querido. Si camino por las calles de París mirando los hermosos edificios, ¿por qué no hago lo mismo cuando camino por avenida Santa Fé, que no tiene nada que envidiarle a Boulevard Saint Germain?

Mucha gente opina que Buenos Aires es "la París" de Latinoamérica. Puede ser, tenemos mucho de arquitectura francesa, pero tenemos algo mucho mejor: un clima súper amigable. Aunque muchas veces nos quejemos de él (seamos realistas, los argentinos nos quejamos de todo), el clima porteño es lo mejor: temperaturas entre templadas y cálidas, son pocos los días de mucho frío o mucho calor, alguna que otra lluvia torrencial pero con más días de cielo totalmente despejado que, les aseguro, más de un parisino nos envidia.

Cuando visitamos otros países solemos aprovechar para probar comidas típicas... excepto que vayas a Holanda y te encuentres que en Amsterdam, por ejemplo, la mitad de los restaurantes son ¡parrillas argentinas! Sí, sin dudas tenemos una gastronomía que, les aseguro, enamora a nuestros visitantes y turistas. Y no sólo es la famosa carne argentina, también la pizza, los pescados, las hamburguesas, frutas y verduras, en fin, hay para todos los gustos. Ni hablar de los dulces y la pastelería. Cualquier comando anti hidratos al entrar a una panadería porteña saca bandera blanca, baja las armas y se rinde ante nuestras medialunas, facturas, pasta frolas, tartas de ricota mmmm se les hizo agua la boca, ¿no?. Y como ejemplo del "en Europa no se consigue", aunque ahora es más fácil conseguir productos argentinos allá, les cuento que mi prima de España cuando viene se lleva medialunas de grasa en la valija (!!!).

Buenos Aires tiene todo lo que las grandes capitales mundiales tienen: museos, paseos, lugares de compras, espacios verdes, historia, mezcla de pasado y presente, TODO. Espectáculos y actividades para todos los gustos y bolsillos. Aunque no es fácil lidiar con el ritmo frenético de los porteños, les puedo asegurar que es más fácil disfrutar de esta ciudad que pasarla mal. ¿Hay inseguridad? Sí, como la hay en todas las grandes ciudades del mundo. Río de Janeiro, Nápoles, Barcelona son también grandes urbes donde abundan los carteristas y, sin embargo, jamás escuché a nadie decir que no irían a esos lugares por miedo a ser víctimas de un robo. En fin, hay que tener los recaudos necesarios y estar atentos, nada más.

Para finalizar, quiero invitar a todos aquellos que viven en Buenos Aires a que jueguen a ser turistas de vez en cuando y comiencen a disfrutarla más. A los que no viven acá, vengan, ¡les prometo que la van a pasar bien!
Y mientras planean su próximo paseo, les dejo algunas fotitos de mi propia autoría para deleitarse ;)





La torre de los ingleses en Retiro.  





Jardín Japonés



Lagos de Palermo al atardecer 



Planetario 



Casa Rosada 






Mercado de las Pulgas
 La paella más exquisita que probé en mi vida no la comí en España, la comí en EL BURLADERO en Recoleta.



 Estación de trenes de Constitución


Mi segundo hogar(?), el Monumental, visto desde el cielo. 



¡No se olviden de levantar un poco la vista cuando andan por microcentro!






 Nuestro símbolo, el obelisco.




El lugar donde todo comenzó: el Cabildo.














En noviembre la ciudad se pone más linda gracias a los jacarandá que florecen.






Cheers! 

5 comentarios:

  1. ay Luchi es cierto!!! que linda ciudad!!!! Me encantó el post

    ResponderEliminar
  2. ¡Que linda esta otra mirada!! Sería bueno que muchos mandaran las fotos de aspectos de Buenos Aires poco conocidos.
    Besos

    ResponderEliminar